Blog

Operación bikini en el Rolling

2
abr

Llega el buen tiempo. Es hora de sacar del armario el traje de baño, las bermudas y esas camisetas que tanto nos gustan, pero… ¡oh! Nos hemos descuidado en invierno y ya nada nos sienta igual de bien que antes.

La barriguita, los kilos de más en el trasero… Estamos en pleno mes de abril y ya pensamos en lucir palmito en verano… ¡Imposible! No estamos en forma. Cañas, aperitivos, malos hábitos… Lo primero que hacemos, tras comprobar en Semana Santa que estamos algo ‘ceporretes’, es ponernos a dieta. Pasamos hambre, salimos a correr, rebajamos los snacks y hacemos cualquier cosa para perder esos indeseables kilos de la zona abdominal. Para ello renunciamos a lo que más nos gusta, pero ¿es realmente necesario renunciar a todo?

Diferentes estudios han analizado el número de calorías que tiene una hamburguesa. Dependiendo de los ingredientes, esta cifra varia. La media está entre 600 y 1.000. Un aporte calórico bastante contundente si queremos rebajar peso. ¡Maldición! ¿Vamos a prescindir de ese suculento manjar para esculpir nuestra silueta? Desde Rolling Dance & Burger somos tajantes al respecto: NO. Como ya hemos comentado en ocasiones anteriores, patinar es una fórmula perfecta para quemar calorías de forma rápida y divertida.  Media hora de ejercicio con patines puede suponer la combustión de 450/500 calorías, en función del ritmo y nuestra técnica. El reto que planteamos desde el Rolling es el siguiente: 1 hamburguesa = 0 calorías. ¿Cómo? Pues muy sencillo. Vienes a Chamartín, te pones los patines, disfrutas de nuestra pista durante una hora, paras en el snack bar para reponer fuerzas, comes lo que te dé la real gana y continúas patinando al compás de la música. En poco más de dos horas habrás disfrutado del patinaje, de una exquisita hamburguesa y todavía has quemado más grasa de la que imaginas. Interesante, ¿no? Pues ya sabes. No renuncies a los placeres culinarios de una buena ‘burger’ y vente al Rolling a empezar la operación bikini.

¡Compártelo!