Blog

Rolling Dance&Burger seducido por el Roller Derby

23
feb

Un equipo patina alrededor de una pista oval a ritmo de su himno de fondo mientras sus nombres son elevados a lo más alto por el speaker. A su vez, el otro aplaude sin parar colocados en fila en señal de respeto. Este es el pistoletazo de salida de un deporte eminentemente femenino de contacto que tiene sus raíces en Estados Unidos. Surge de la cultura punk, el feminismo y la filosofía “Do It Yourself“, un deporte hecho para las patinadoras y por las patinadoras. El Roller Derby no es una disciplina deportiva cualquiera, es una filosofía de vida basada en la hermandad y el respeto al contrario, casi una religión…Ataviadas con patines tradicionales de ejes, protecciones, casco y protector bucal, dos equipos formados por 5 jugadoras cada uno dan vueltas a una pista de patinaje oval patinando en el sentido contrario de las agujas del reloj. Cada equipo está formado por cuatro bloqueadoras y una jammer a la que se diferencia por llevar una estrella en la funda de su casco. Por su parte, Las bloqueadoras de ambos equipos deben patinar todas juntas formando “el pack”. Las jammer son las encargadas de anotar puntos, por cada bloqueadora rival que adelanten legalmente suman un punto para su equipo. La misión de las bloqueadoras es impedir que la jammer rival las adelante, para ello se utiliza el contacto cuerpo a cuerpo, bloqueos de hombro y cadera y un sinfín de estrategias más. Pero no todo está permitido, nada menos que siete árbitros se encargan de poner orden en la pista y castigar a la jugadora que incumpla las normas.

Ruge el Rolling

Seducidos completamente por este deporte, la pista de patinaje de Rolling Dance&Burger acogió el pasado sábado 21 de Febrero, bajo el apoyo de cerca de 300 personas, un encuentro entre Derby Black Thunders de Madrid y el Euskal Okela del País Vasco, con la victoria holgada de las madrileñas por 292-152. Pero no fue un camino de rosas, ni mucho menos, ya que casi a la mitad del primer tiempo el conjunto vasco se imponía por 28-32. Pero de repente, todo cambió para unas Black Thunders guiadas por la estrella de Bambi Killer y el buen hacer de sus bloqueadoras, consiguiendo imponerse en el descanso 122-81. El segundo tiempo comenzó como había terminado el primero, es decir, con una Bambi Killer intratable y unas bloqueadoras que echaron el candado en su línea de retaguardia. En este periodo se vio el verdadero potencial del equipo madrileño que superó ampliamente a su rival consiguiendo llegar al final del partido con un contundente 292-152 que no consiguió minar la moral de un Euskal Okela, que termino fundiéndose en un abrazo eterno con sus rivales a ritmo del superventas del grupo australiano ACDC “Thunderstruck”. Confirmado, el Roller Derby es bastante más que un deporte.

Ver vídeo del encuentro en AS.com

¡Compártelo!